Última Hora

La boca del cráter del volcán Turrialba ha crecido de manera que actualmente podría tener una profundidad de 126 metros y un ancho equivalente al Estadio Nacional, según mediciones que ha realizado el Ovsicori.

Las paredes internas del cráter suroeste del volcán Turrialba exhiben pendientes que superan los 55 grados de inclinación y eso otorga a la boca del volcán una profundidad de 126 metros, es decir, allí cabe 1,5 veces el edificio del Banco Nacional (que mide 82 metros de altura).

En cuanto a lo ancho, el cráter mide 69.000 metros cuadrados, es decir, cubre un área un poco más grande que el Estadio Nacional.

Según una medición que hizo el Ovsicori gracias al modelo digital de elevación generado a partir de las imágenes tomadas por un dron, los investigadores lograron calcular el volumen de material que cabe en ese agujero y que serían unos 2,3 millones de metros cúbicos, el equivalente a 165.000 vagonetas.

Estas mediciones hechas por el Ovsicori a inicios del 2017 podrían haber cambiado tras las erupciones del último año.

El volcán Turrialba es explosivo y peligroso.

De hecho, continúa registrando flujos piroclásticos -nubes calientes compuestas por gases-, materiales sólidos que se mueven a nivel del suelo y avanzan muy rápido por las laderas- que pueden alcanzar entre 60 y 70 grados celsius lo cual puede afectar vías respiratorias, ojos y piel de las personas.

Por esa razón, los vulcanólogos enfatizan en la importancia de respetar las zonas de restricción establecidas por la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), a dos y cinco kilómetros del cráter activo.