Última Hora

La emergencia ocurrió en Miramar de Puntarenas.

La paciente fue una niña de siete años que requirió traslado al Hospital Monseñor Sanabria.

El caso no fue grave y la niña pudo regresar a su hogar.

Pero en la mayoría de accidentes con pólvora no sucede lo mismo. Para un menor hasta una luz de bengala es peligrosa.

El Hospital de Niños no registra menores quemados con pólvora durante el mes de diciembre.

Los médicos esperan que el record se mantenga, sobre todo en noches críticas como las del 24 y el 31 de diciembre.