Última Hora

Una vez el pitazo final, Jafet Soto fue el único en ir en dirección contraria.

Como estaba expulsado desde el minuto 10, Soto hizo el camerino de visitante del Saprissa su fortín, de ahí que una vez finalizado el juego y con la 27 en la bolsa, Soto solo acató irse al camerino con lágrimas en los ojos, un desahogo entendible para un técnico que tuvo que esperar cuatro finales para coronarse.

“Cuando te ponen contra la pared tanto tiempo, eso es vitamina para nosotros.

“Me fui tranquilo al vestidor a asimilarlo. Es algo que me ha costado mucho, muchísimo. No es fácil luchar contra dos equipos e instituciones tan grandes como son Alajuelense y Saprissa. No es sencillo el día a día, ir a buscar un patrocinador y decir que nos apoye. Eso es parte de todo el planeamiento que ha tenido fuerza Herediano”, indicó el estratega.

Soto de paso aclaró que sabía que Junior Díaz y Aldo Magaña serían los héroes del juego, pues les indicó que “ellos le darían el título”.

“Yo le pedí a Reyes un gol y Magaña. No voy a ser adivino pero les dije: ‘Ustedes me van a definir el partido y nos van a ser campeones”, explicó.

Soto, quien en noviembre anterior ganó el primer título internacional para el Team al dejarse la Liga Concacaf, explicó que difícilmente olvidará estos dos cetros.

“El primer tiempo fue regular, pero también ellos vinieron de menos a más en la parte física, pues sabíamos que ya no es el Mariano de antes o el Angulo de antes. Teníamos un plan de juego trazado y hubo cambios que tuvimos que sortear como el ingreso de Arellano”, concluyó.