Última Hora

Desigualdad de género, pobreza y violencia son algunas de las principales problemáticas que enfrentan las madres costarricenses.

El Día de la Madre en muchos casos, es sinónimo de regalar electrodomésticos, ropa o perfumes. En las vitrinas de los negocios abundan las ofertas de regalos, pero ¿Qué es realmente lo que desean recibir las madres costarricenses?

Luego de las celebraciones, muchas madres vuelven a su realidad y deben enfrentar discriminación, violencia y pobreza.

Uno de las barreras más recurrentes a las que se enfrentan las costarricenses es la desigualdad. En cuanto al acceso al empleo la brecha es amplia. Para el 2012, la tasa de ocupación femenina fue de un 43,2%, muy distante de la masculina que alcanzaba un 68,7%.

Además, según el Inamu, en el 2010 las mujeres ganaban sólo un 83,4% de lo que reciben los hombres en puestos similares.

El propio hogar se vuelve infierno en muchos casos y la violencia doméstica continúa siendo recurrente. Según datos del poder judicial, durante el 2012, 26 mujeres perdieron la vida. De ellas, 21 fueron asesinadas por ex parejas y 5 sus propias parejas.

La situación se complica al sumar factores como la pobreza. La proporción de hogares pobres encabezados por mujeres subió del 20,4% en 1990 al 33,0% en 2003.

Más que un reconocimiento material en un sólo día, muchas madres costarricenses continúan esperando recibir cariño, respeto, mayores oportunidades y un verdadero acceso equitativo a ellas, todos los días del año.