Última Hora

Dicen que es normal que los hermanos peleen, pero llega cierto punto en que, dejan de ser simples diferencias para volverse discusiones fuertes y que pueden generar distanciamiento entre hermanos.

La psicóloga Gabriela Piedra nos habló sobre las rivalidades que pueden surgir entre hermanos.

En primer lugar la experta señala que es normal que en los primeros años de vida los niños peleen por cosas muy simples, por ejemplo: el estar en un lugar, tener un juguete, tener el control del televisor, entre otras cosas.

No obstante, esos pequeños pleitos deben ser pasajeros y no convertirse en un problema.

En este aspecto influye mucho la atención que los padres le presten a estas situaciones, identificando cuales podrían ser las causas de esos conflictos.

Un padre nunca debe actuar como juez o árbitro de esas discusiones, más bien debe ser parte de la solución del conflicto.

Piedra explica que sin duda los grandes conflictos surgen porque los hijos pelean por el cariño y atención de los padres.

Muchas veces esa necesidad de los niños no es fácilmente identificable, pero habrá actitudes a las que los padres deben prestar atención.

Los niños con algún problema generalmente tienen cambios de conducta, variaciones en el ritmo de alimentación o sueño.

Ante todo, la familia debe establecer sus valores y centrarse en aquellas cosas que unen a sus miembros y no en las diferencias.

Usted puede contactar a Gabriela Piedra, psicóloga especialista en manejo de límites, al 83717847