Última Hora

31 matrimonios, y hasta dos divorcios tuvieron lugar en el despacho del diputado y candidato a la presidencial de Renovación Costarricense, Justo Orozco.

Mientras esto ocurrió en los últimos tres años y tres meses en el Congreso, en Hatillo 1 siempre estuvo abierta su oficina de notario, tal y como lo exige la Ley del Código Notarial en su artículo 6.

Se ubica 350 metros al este del Liceo Brenes Mesén, en el Centro Educativo de Desarrollo de Inteligencia, propiedad del mismo Orozco.

Pero aunque nunca ha cerrado, el legislador utilizó su despacho legislativo como centro de operaciones del ejercicio de su profesión privada.

Cloy Thompson Thompson es cuida carros al costado norte del congreso. El aseguró ante la cámara de Telenoticas que Orozco fue su notario para poder firmar su divorcio. Lo hizo en la misma Asamblea Legislativa.

El caso de Thompson es uno de los dos divorcios que ocurrieron en tiempo de plenario, por el cual Orozco ganó su dieta como legislador.

Orozco en un principio aseguró que él no cobraba por los trabajos de notario. Argumentando que son obras de bien social. Sin embargo, el diputado infringe el decreto sobre el arancel que deben cobrar abogados y notarios, donde en el artículo ocho exige a los profesionales no cobrar sumas menores a lo ya establecido.

De hacer lo contrario se pueden exponer a sanciones.

Eso sí, hay excepciones para no cobrar. Los notarios pueden eximir del pago de los trámites a familiares o a colegas.

Pero en el caso de Thompson, así como el resto de los 43 casos, incluyendo al famoso Látigo Negro, no califican para hacerlos de gratis.

Incluso el artículo 166 del Código Notarial es claro donde dice que se debe hacer el cobro utilizando la tabla arancelaria. Además de dar recibo del monto por la escritura realizada.

Según el decreto de honorarios para abogados y notarios publicado en La Gaceta en mayo de 2011, la tarifa mínima que debía cobrar Orozco era de 50.000 colones por cada escritura.

El diputado argumentó que en muchos casos no lo hizo, por lo que contradice la obligatoriedad expresa en el Código Notarial.

Allí, cobrar menos de lo que establece la tabla de aranceles, o incluso no cobrar del todo podría significar una suspensión de hasta por un mes. Así lo dicta el inciso f, del artículo 143 de esa ley.

Los cuatro presidentes de la Asamblea Legislativa durante este tiempo aseguraron a Telenoticias que Orozco ejerció como notario a sus espaldas y sin pedir permiso.

Aunque el diputado no tiene impedimento para laborar en lo privado, los cuatro coinciden que debe hacerse fuera del congreso. Luis Gerardo Villanueva, Juan Carlos Mendoza, Víctor Emilio Granados y Luis Fernando Mendoza afirmaron que en estos casos se estaría ante el uso irregular de recursos públicos de la Asamblea Legislativa.

Sin autorización en este centenar de casos, el protocolo de Justo Orozco presenta algunas inconsistencias que podrían exponerlo a sanciones según lo establece el Código Notarial.