Última Hora

Si algo no puede faltar a la hora de pensar en casa propia es la paciencia, máxime si se va a construir: es literalmente un laberinto de trámites en el que más de uno se pierde.

El 70 por ciento de sus esfuerzos se deberán realizarse antes de poner el primer ladrillo.