Última Hora

Tres años y 10 meses después de la tragedia que dejó cinco muertos en el río Grande de Tárcoles, el caso sigue en espera de castigo.

Esta semana habrá audiencia en tribunales para definir si existen pruebas suficientes para elevarlo a juicio.

Era el 22 de octubre del 2009.Un bus con todo y sus pasajeros cayó al cause luego de que el puente hamaca sobre el cual transitaba colapso.

El accidente truncó la vida de Norma Jiménez Cerdas de 57 años, Marta Isabel Artavia Granados de 56 años, Efraín Merino Santamaría de 75, Natalia Meléndez Quesada de 30 y William Gutiérrez Chaves de 54.

Además la Cruz Roja atendió a 38 personas entre niños, jóvenes adultos que resultaron heridos a raíz de la caída de la estructura que comunicaba Turrubares con Orotina.

Lo ocurrido aquel día no se borra de la mente de los sobrevivientes y familiares de las víctimas

De inmediato las miradas cayeron sobre las autoridades de aquel entonces, principalmente Karla González, para aquel momento jerarca del Ministerio de Obras Públicas.

González en aquel entonces reconoció que el MOPT falló y no se hizo lo suficiente para evitar esta situación. Las palabras de González de poco servirían ya que semanas después dejaría su cargo.

Las hipótesis de lo ocurrido surgieron; expertos señalaban dos posibles causas: una el de un camión a la estructura un día antes del percance.

La otra posible explicación de lo ocurrido, el desgaste de los cables del puente por la humedad.

El caso estaría próximo a llegar a juicio, todo depende de una audiencia que tendrá lugar la próxima semana.

La diligencia judicial estará a cargo de un juez penal de Palmares pero se realizará en los Tribunales de San José por cuestiones de espacio.

Entre el lunes 19 y el viernes 23 es que se realizará el trámite.

Luego de todas las diligencias hechas por el Ministerio Público, en la causa solo aparecen dos personas; un hombre de apellido Salas y una mujer de apellido Ramírez.

Salas es el conductor del autobús y Ramírez la entonces directora de puentes del MOPT.

Un año después de ocurrido el accidente, el Ministerio Público dejo fuera de la causa a la exministra González y otros jerarcas del MOPT.

En su momento se señaló que falta de pruebas para corroborar una eventual falta en el cumplimiento de sus deberes.