Última Hora

Los trabajos en la planta hidroeléctrica de Río Macho tiene sin agua este fin de semana a 500 mil costarricenses.

Cada segundo pasan 6 mil litros de agua por allí. Antes de que iniciaran los arreglos en la planta de Río Macho, en octubre anterior, el agua iba directo a un túnel de 3 metros de diámetro y de ahí viajaba por miles de kilómetros de tuberías hasta Cartago y San José.

Pero la modernización de la planta obligó al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) a poner un tapón en el túnel para hacer algunos arreglos. En los 11 meses que duró la remodelación, el ICE tuvo que recurrir a la energía térmica para abastecer el país.

Aunque los trabajos estaban previstos para julio, se pasaron para la semana anterior. Pero la Sala IV recomendó retrasarlos para evitar inconvenientes durante las fiestas religiosas en Cartago.

Los arreglos iniciaron este sábado y cada día que pasaba sin que el ICE quite el tapón, le cuesta cerca de 75 millones de colones. Pero este domingo, la planta de Río Macho volverá a funcionar con normalidad.

La planta hidroeléctrica abastece a más de 500 mil personas del Gran Área Metropolitana desde 1959. Por eso, eran necesarios algunos retoques para garantizar que siga funcionando.

50 trabajadores, estrictas medidas de seguridad y dos días de racionamientos de agua le permitirán a la planta funcionar a la perfección durante al menos medio siglo más.

Para entrar al túnel, que usualmente está lleno de agua se necesitan muchas medidas de seguridad de las que nadie se salva.

La planta de Río Macho, además de abastecer de agua a miles de personas produce una buena parte de la energía que se consume en el país.

Los generadores de electricidad están en proceso de reemplazo, dos ya están listos y los otros 3 estarán a un 100% en el 2017.

La remodelación de la planta le costó al ICE cerca de 5 millones de dólares.