Última Hora

Agentes de la DEA aseguraron a medios estadounidenses que una mano negra actúa dentro del sistema judicial mexicano, tras la liberación de Rafael Caro Quintero.

Un agente de la DEA se refirió a Caro Quintero como un "violento carnicero". Él declaró al periódico New York Times que su liberación es "un ejemplo de como la buena voluntad de Estados Unidos para trabajar con el gobierno mexicano se ve frustrada por las poderosas fuerzas oscuras que trabajan a la sombra del sistema judicial mexicano".

Tras la sorpresiva liberación de uno de los narcotraficantes más conocidos de la década de los ochenta, otros diarios estadounidenses publicaron artículos similares. Por ejemplo, Los Ángeles señala que "dos casos demuestran sospechas del sistema judicial mexicano", el cual califican como disfuncional. El otro caso al que se hace referencia es al de Raúl Salinas, hermano de un expresidente de México y acusado de asesinato y enriquecimiento ilícito, finalmente exonerado.

Caro Quintero, quien llevaba 28 años en prisión, fue puesto en libertad la madrugada de este viernes al ser anulada una sentencia de 40 años de cárcel por el asesinato del agente de la DEA Enrique Camarena, debido a una falla en la jurisdicción del proceso.

Desde los 20 años, el reconocido narco de Sinaloa enviaba enormes cantidades de marihuana a Estados Unidos, y a sus 32 años ya se había convertido en un capo de la droga con más de mil hombres a cargo. Pero el asesinado del agente antidrogas desató una cacería en su contra.

Finalmente, fue detenido en Costa Rica, en el 4 de abril de 1985 minutos antes de las 6 de la mañana junto a una mujer y cinco mexicanos más. Tras la detención se le decomisaron trescientos mil dólares en efectivo y un arma enchapada en oro con diamantes, la cual se sospecha continúa en el país.

En tiempo record, en menos de 24 horas, Caro Quintero fue deportado a México. Sin embargo, su caso desató una serie de especulaciones y críticas. 28 años después, todavía se desconoce quiénes eran los padrinos del capo en Costa Rica.

Los medios internacionales advierten sobre posibles tensiones entre México y Estados Unidos por la liberación de Caro Quintero. La justicia de Estados Unidos asegura que irá por él y ya en México se anuncian investigaciones del caso, pero otros periódicos señalan que el polémico narco se esfumó y será imposible dar con su paradero, ya que permanece con su familia en un lugar donde no hay ni siquiera señal de telefonía.