Última Hora

Poca lluvia, aire seco y bruma son los efectos que ha provocado la nube de polvo que los vientos alisios trajeron desde el Sahara a Costa Rica.

Producto de una tormenta de polvo en el desierto, las partículas llegaron a Centroamérica y el sur de México tras un recorrido de seis días.

El fenómeno se ha presentado en varias ocasiones, aunque no sigue un patrón cíclico, sino que depende de la fuerza, la dirección del viento y las tormentas en el desierto.

De momento la nube de polvo continúa su movimiento y abandona el país.

Este evento es popularmente conocido como empuje de sal y puede afectar a personas con alergias respiratorias.