Última Hora

Desde hace cinco días los vecinos del estero de playa Avellanas han visto con preocupación el aumento de peces muertos en las aguas estancadas del estero, que no tiene salida hacia el mar desde el 5 de setiembre del año pasado cuando se produjo el terremoto de Nicoya.

A raíz de este movimiento telúrico las capas terrestres del estero se levantaron y se inclinaron hacia adentro, provocando una especie de tapón de arena que impide que las aguas salgan hacia mar abierto.

El agua de los ríos llega hasta el estero con todo tipo de desechos, al no tener salida al mar, provoca que miles de especies como peces, camarones, cangrejos, jaibas y mantas rayas, mueran todos los días.

Debido al fuerte olor a animal muerto, los hoteles de la zona dispusieron de maquinaria pesada para canalizar el agua hasta el mar, sin embargo el MINAET paró el trabajo ya que no hay un estudio ambiental que apruebe la maniobra. Además, Reina Guttiérrez, presidenta de la Asociación de Desarrollo Integral de playa Avellanas, aseguró que mientras el MINAET no le de una solución al problema el turismo en la zona será el gran perjudicado.  

Los vecinos y hoteleros están molestos porque la municipalidad no resuelve el problema, por lo que la situación podría traer serías enfermedades a la población.