Última Hora

¿Hay solución para deslizamiento que afecta el centro de Puriscal? Los expertos que han estudiado el problema desde hace décadas dicen que sí. Para ello se necesita dinero, pero sobre todo voluntad política.

Si bien los expertos no creen que vaya a ocurrir un cataclismo o una gran tragedia en Puriscal, a raíz del deslizamiento, si están preocupados por la poca importancia que se le da al problema y a la solución que necesitan las familias afectadas.

El deslizamiento abarca unas diez cuadras en el centro de Santiago, pero no todos los sectores tienen el mismo nivel de riesgo.

Uno de los puntos más críticos es este del polideportivo. Sin embargo aquí se dieron permisos y construyeron 12 casas, a pesar de que desde 1990 un informe de la Comisión de Emergencias calificó esta como una zona de alto riesgo.

El alcalde actual se sacude de las críticas, pues esos permisos se dieron en una administración que no es la suya. Asegura que ya no se dan permisos por la libre y se trabaja en un plan regulador que definirá dónde si y dónde no se puede construir.

Pero vecinos como doña Alicia, que levantaron sus casas en zonas peligrosas sin saberlo, se preguntan ahora qué pasará con ellos.

El templo de Santiago, símbolo de Puriscal en el pasado, se ha convertido en uno de los ejemplos más claros del problema.

El enjambre sismo de 1990 dañó seriamente la estructura y obligó a declararla inhabitable. Desde entonces está cerrada, a merced del abandono y sin que hasta la fecha se sepa claramente cuál será su futuro.

Miguel Cruz es un ingeniero con experiencia en restauración de sitios de interés histórico. Él es de los que piensa que la iglesia se puede salvar para devolverla a su época de gloria.

De hecho, cuenta con un plan para la rehabilitación estructural del templo, que comienza por construir lo que los expertos llaman una losa de cimentación rígida en el piso.

Esta intervención significaría una inversión cercana a los mil 500 millones de colones, pero otros creen que el templo, diseñado por el arquitecto Teodorico Quirós y construido en 1936, podría ser recuperado, no para impartir misa, sino para otros fines.

Lo que vaya a pasar con el viejo templo de Puriscal es aún una incógnita, pero más allá de eso ¿qué solución ven los expertos a un deslizamiento como el de Santiago, en el que interviene la acción de aguas subterráneas y la saturación del suelo?

Algo similar se hizo en Tegucigalpa, Honduras. En 1998 el huracán Mitch provocó el deslizamiento del cerro El Berrinche. Millones de metros cúbicos de tierra obstruyeron el cauce del río Choluteca y generaron una enorme inundación.

Para solucionar el problema, se pidió ayuda al gobierno japonés y se ejecutó un plan que consiste en la construcción de diez pozos, para evacuar las aguas subterráneas.

Los expertos nacionales creen que algo parecido podría servir para Puriscal.

Más allá de obras de ingeniería, lo que Puriscal requiere para solucionar este viejo problema, es en dos palabras: voluntad política.