Última Hora

Durante años, hemos creído el cuento de los políticos de que en este país no hay dinero para hacer obra.

En una serie de reportajes del periodista Manuel Delgado que presentamos hace algunas semanas, se demostró claramente que sí hay dinero para hacer obras de gran envergadura que necesita el país, como modernas carreteras. Esos fondos ya han sido empleados en financiar por ejemplos plantas del ICE.

Otros países recurren a los fondos de pensiones por ejemplo, para financiar las obras que luego pagan con lo que se recoge de los peajes de los usuarios.

Está de visita en Costa Rica un experto en este tema: el peruano David Tuesta. Él trabajó en el Ministerio de Hacienda de su país y ahora es consultor del Banco Interamericano de Desarrollo y profesor universitario.

¿Se debe invertir el dinero de los pensionados en este tipo de proyectos? Tuesta considera que más que se debe, se puede.

“Uno podría invertir porque calza perfectamente con plazos a futuro de los fondos de pensiones y porque puede brindar rentabilidades interesantes que pueden ayudar a incrementar dichos fondos”, comentó este miércoles el experto durante una entrevista en Telenoticias.

Recomendó que es necesario tener los correctos instrumentos financieros para lograr que procesos de concesión que acompañan a las obras públicas, sean claros y transparentes.

En América Latina, el uso de fondos de pensiones para financiamiento de proyectos toma más fuerza. Chile es uno de los que más destaca y ha tenido la capacidad de utilizarlo en inversión de carretera.

¿Por qué los políticos son reacios a usar estos dineros y prefieren pedir préstamos más caros en el exterior?

El experto respondió que esta situación se repite en diferentes países de la región.

“Tiene que ver con facilidad, con poner en marcha procesos de concesiones, pues implica trabajar más, reunir capital humano y lograr consenso de intereses, entre bancos, fondos de pensiones, constructores”.

Ante ese panorama, muchos ven más fácil buscar otras vías de financiamiento que toman menos tiempo pero que no son igual de eficientes.

Por último, recalcó la importancia de que los gobiernos tengan un plan de proyectos que sean prioridad del país, y trabajar por sacarlos adelante.