Última Hora

Internacional

Gobierno egipcio pide a islamistas que dejen "rápidamente" sus acampadas

El primer ministro egipcio, Hazem el Beblaui, pidió hoy a los seguidores del depuesto presidente Mohamed Mursi que abandonen "rápidamente" sus acampadas en El Cairo.

Agencia EFE Hace 8/7/2013 9:52:00 AM

El primer ministro egipcio, Hazem el Beblaui, pidió hoy a los seguidores del depuesto presidente Mohamed Mursi que abandonen "rápidamente" sus acampadas en El Cairo.

En una declaración televisada, Beblaui aseguró que no habrá "marcha atrás" en la decisión de disolver dichas acampadas y advirtió de que el uso de armas por cualquier persona que no pertenezca a la policía se afrontará con "la más severa fuerza".

Esta nueva advertencia contra los islamistas se produce horas después de que la Presidencia egipcia diera por concluidos los esfuerzos diplomáticos para acabar con las protestas en las plazas cairotas de Rabea al Adauiya y Al Nahda.

"Pedimos a los que están en las plazas, ahora y de nuevo, que las abandonen rápidamente y que regresen a sus hogares y trabajos", dijo el jefe de Gobierno.

Beblaui reiteró las promesas de las autoridades de que garantizarán una salida segura, sin persecuciones, a "quienes no tengan las manos manchadas de sangre".

"El Gobierno reafirma que protegerá la voluntad popular que se expresó con fuerza el 30 de junio", concluyó el primer ministro, en alusión a las protestas que en esa fecha demandaron elecciones presidenciales anticipadas y que llevaron a la destitución de Mursi.

Las autoridades han advertido en varias ocasiones de que desmantelarán por la fuerza las acampadas de Rabea al Adauiya y de Al Nahda, donde permanecen los islamistas desde que Mursi fue depuesto por el Ejército el pasado 3 de julio.

La Presidencia recordó hoy que ha permitido a los enviados de Estados Unidos, la Unión Europea (UE), Emiratos y Catar visitar el lugar de las protestas y hablar con sus responsables para conocer la situación.

Culpó a los Hermanos Musulmanes del fracaso de esta mediación y anunció el fin de "los esfuerzos diplomáticos para dar la oportunidad adecuada a los Hermanos Musulmanes de renunciar a la violencia".