Última Hora

Juntos hacen una pareja envidiable, más de 57 años de casados, con muchos altos y bajos, pero juntos han logrado sortear todo.

Sacaron adelante a 13 hijos y hoy por hoy ella aprendió a tocar guitarra y él sigue con su fascinación por los bueyes.

Su casa está ubicada en Quircot de Cartago y desde acá se trasladan a todos los desfiles. Una familia de tradición.