Última Hora

Esto significa que los niños y adolescentes tienen acceso más privado y menos supervisado al mundo digital.

¿Sabe usted qué hace su hijo cuando cierra la puerta de la habitación y pasa horas con herramientas tecnológicas?

A eso le llaman “Cultura del dormitorio”, según el último estado mundial de la infancia realizado por Unicef.

El informe revela que los niños y adolescentes tienen ahora un acceso más privado y menos supervisado.

No significa que la tecnología sea mala o dañina, pero si los peligros a los que se expone un menor sin el debido acompañamiento.

Los niños están creciendo en un mundo digital, uno de cada tres usuarios de internet es menor de 18 años.

Los depredadores pueden comunicarse más fácilmente con niños a través de sus perfiles en las redes sociales y los foros de juegos anónimos sin protección.

Las nuevas tecnologías, como las criptomonedas y la web oscura, facilitan la transmisión en vivo del abuso sexual infantil y otros contenidos dañinos.

Además, puede contribuir a la depresión, obesidad y a la ansiedad infantil.

Pero no todo es malo, los niños y adolescentes pueden obtener grandes beneficios del mundo digital.

Los jóvenes de 15 a 24 años son el grupo de edad más conectado. En todo el mundo, el 71% están en línea.