Última Hora

Ciclismo

"No era lo que esperábamos", afirma Nairo Quintana tras terminar décimo en el Tour de Francia

El colombiano, compañero de filas de Andrey Amador en el Movistar Team, pone ahora su mirada en la Vuelta a España, que arranca el 25 de agosto próximo

AFP Agencia 28/7/2018 06:21

El colombiano Nairo Quintana perdió una posición en la clasificación del Tour de Francia, este sábado en la vigésima y penúltima etapa, pasando de la novena a la décima posición en la general, y ya piensa en la Vuelta a España.

"No era lo que esperábamos pero seguimos estando ahí en la lucha, unas veces mejor y otras peor. En la Vuelta a España esperamos estar a mejor nivel y esperar luchar (por la victoria)", dijo en la meta.

El colombiano perdió la novena posición en beneficio del ruso Ilnur Zakarin, que fue séptimo en la etapa contrarreloj de este sábado, ganada por el holandés Tom Dumoulin y en que el galés Geraint Thomas fue tercero, convirtiéndose en virtual ganador del Tour.

El colombiano sacaba 1 minuto y 23 segundos al ruso, pero Zakarin acabó con 3 minutos y 4 segundos de ventaja en la etapa sobre Quintana, que hizo el 69 mejor registro en la meta de Ezpeleta (44:58), tras 31 km.

Quintana, que en 2017 pagó el esfuerzo de haber disputado el Giro, se vio mermado en las etapas del viernes y el sábado por una caída el jueves, que le causó varias heridas.

"Por fortuna las heridas no fueron a peor y pudimos terminar", explicó este sábado el colombiano.

Quintana, quien tras estar tres veces en el podio en sus primeras participaciones en el Tour, fue duodécimo en 2017 y décimo en 2018, y espera resarcirse en la Vuelta a España, que comienza el 25 de agosto.

Además de hacer una buena Vuelta a España, Quintana sigue soñando con ganar un día el Tour.

"Lo seguiremos intentando. Tenemos salud y lo vamos a seguir intentando. Es un sueño y seguiremos con él", indicó.

Agradecimiento a seguidores

El ciclista colombiano de 28 años quiso dar las gracias a los miles de aficionados colombianos que le han animado en el Tour.

"Agradecerles de corazón los ánimos. Es bueno para mí, para seguir luchando, para meterle todas las fuerzas de corazón. Esperemos terminar el fin de temporada bien", afirmó.

Antes de esas declaraciones en la llegada de Ezpeleta, Quintana había señalado en la salida de Saint Pee sur Nivelle que terminará el domingo este Tour de Francia con una sensación "agridulce". 

Ganador de la etapa reina, el miércoles en los Pirineos, una caída le dejó varias heridas el jueves, lo que le impidió el viernes seguir a los favoritos en la última etapa de montaña.

"Nos quedamos con lo bueno. Hemos ganado una de las etapas mas bonitas del Tour, con elegancia. Eso nos deja tranquilos y satisfechos. Nos quedan más años para seguir probando e intentando. Seguiremos ahí luchando", indicó.

La victoria del miércoles en Saint Lary Soulan, muy montañosa pese a sus cortos 65 km, le permitió ascender entonces a la quinta plaza.

Caída y resignación

Pero el viernes, dolorido por la caída del día anterior, no pudo seguir a los favoritos, con los que perdió contacto al inicio del último puerto, el Aubisque, para entrar a más de siete minutos del ganador, el esloveno Primoz Roglic, bajando a la novena posición.

Quintana se acordó este sábado de las heridas producidas el jueves en la decimoctava etapa, entre Trie sur Baise y Pau.

"La verdad es que las caídas le afectan a uno muchísimo. El viernes todo habría sido un poco diferente, por lo menos para haber llegado con ellos (con el resto de favoritos)", señaló.

"Cuando las cosas salen de esa manera, no hay nada más que hacer. Perdimos tiempo en la crono el primer día, y en otras etapas, lo que hizo que cada vez nos alejáramos más", explicó.

"Tuvimos esperanzas en un momento. Pero fue así. Me habría gustado mucho más porque para eso veníamos preparados. Pero ha salido así y nos vamos a quedar con lo bonito que pasamos", añadió, resignado.