Última Hora

Pese a los pronósticos médicos que le daban a Sidey Monge pocas esperanzas de vida, ella y su esposo Danilo no desasistían, se aferraron a su fe que los hacía creer que juntos lograrían vencer la muerte.

Con la fe que los mantenía firme, ambos llegaron a los pies de La Negrita en Cartago antes de esa operación a la que sería sometida Sidey.

Tras la intervención médica Sidey recibió el milagro.

Hoy ambos agradecen a la virgen de Los Ángeles por el milagro concedido, por mantenerlos juntos y por seguir celebrando años de matrimonio.

Ese agradecimiento a La Negrita es lo que hace que desde hace 11 años Sidey camine más de 250 kilómetros hasta la Basílica. Y no solo lo hace por ella, sino por cientos de romeros que no pueden por distintas razones emprender este viaje.

Cada uno de estos lazos representa un peregrino, un testimonio, una promesa cumplida y una petición.