Última Hora

En tres días un ministro y una diputada fueran blanco de los hampones en San José, sin embargo las autoridades aseguran que esto fue solo una coincidencia.

El hampa no distingue y deja al descubierto que ataca por igual y a cualquiera. Las viviendas de la diputada Patricia Pérez y el ministro Leonardo Garnier fueron blanco de los ladrones.

 

Para Francisco Segura director del OIJ, lo ocurrido es una lamentable coincidencia.

“En este fin de semana fue lo que sucedió: una coincidencia, que dos personajes públicos tuvieron la mala suerte de toparse con delincuentes dentro de sus casas”.

En el primer semestre del 2013 se registraron en total mil 795 asaltos y hurtos a viviendas en todo el país.

Este año se observa un incremento, especialmente en el segundo trimestre.

En marzo se registraron 302 denuncias, en abril 323, siendo el pico máximo hasta la fecha en mayo con 342.

Por provincia, San José es la más afectada con 527 denuncias, seguida de Alajuela con 366 y Puntarenas 262.

Los cantones de San José, San Carlos y Pérez Zeledón registran la incidencia más alta.

Pese a las cifra, en el OIJ señalan que los primeros 6 meses del año hubo una reducción de un 27% en el tema de asaltos sin incluir hurtos a nivel nacional con respecto al primer semestre del 2012.

En el OIJ no hablan de bandas sino grupos organizados que intercambian miembros.

“Nosotros tenemos gente identificada. Lo que pasa es que ellos se combinan, se vuelven más dinámicas. Hay grupos organizados a quienes tenemos vigilados”, dijo Segura.

En más de 8 de cada 10 casos los hampones prefieren entrar a las viviendas cuando estas están solas, por lo que no está de más recordar las recomendaciones.

“Hablar con vecinos para que sepan que la casas está sola, explicarles que nadie se está pasando de casa, pues en ocasiones ven un camión cargando las cosas y no sospechan de un robo. Además recomiendan tener contactos de vecinos o familiares”.

En el caso de que usted esté en casa a la hora del robo, no ponga resistencia y evita confrontar a los ladrones para no aumentar el peligro en contra de su vida.