Última Hora

Según el ex gerente de la Junta de Protección Social, Luis Polinaris, hasta el año 2010 la lotería que no se vendía no se jugaba en el respectivo sorteo.

Es decir, la Junta sacaba las bolitas de las series que no se habían vendido para que alguien ganara el premio.

Pero esto cambió desde el año 2011, cuando la presidenta de la República, Laura Chinchilla, firmó un decreto que modificó varias reglas del juego de la lotería.

Según Polinaris, ese cambio permite ahora a la entidad poner a jugar los números y series que no se vendieron, y esto ha hecho que gran cantidad de premios no hayan quedado en manos de ningún jugador, si no de la Junta.

Por su parte, los vendedores de lotería creen que las nuevas acciones de la institución no están dando resultados.

Aseguran que por ejemplo los nuevos chances de números bajos no son aceptados por los jugadores.

Al parecer, la desmotivación ante la lotería es cada vez mayor, y un 20% de los jugadores que compraban lotería hace cinco años, hoy ya no juegan.