Última Hora

Internacional

Bolivia redujo en 7% área de cultivos de coca en 2012 (ONU)

La oficina de la ONU contra las drogas y el delito (UNODC) informó este lunes que Bolivia logró en 2012 una reducción de sus cultivos de coca, un avance que se consiguió "sin imposiciones"...

AFP Agencia Hace 8/5/2013 11:08:00 AM

La oficina de la ONU contra las drogas y el delito (UNODC) informó este lunes que Bolivia logró en 2012 una reducción de sus cultivos de coca, un avance que se consiguió "sin imposiciones", según el gobierno de Evo Morales.

Bolivia redujo las plantaciones de coca de 27.200 hectáreas existentes en 2011 a 25.300 en 2012, según el informe anual de la UNODC, lo que significa una disminución de 7%.

El representante de la UNODC en Bolivia, Antonino de Leo, saludó la "continuidad de la tendencia positiva que empezó en 2011" con la reducción del 12% de los cultivos, lo que atribuyó a una "combinación de esfuerzos" de tropas de erradicación de cocales ilegales y de concertación con los productores.

Sin embargo, sólo el 41% de esa producción se comercializa en el mercado autorizado, según el informe.

Aunque no lo menciona el reporte, el 59% restante se presume que fluye al narcotráfico o al contrabando a mercados de países vecinos donde se consume la hoja legalmente.

De Leo entregó el informe en un acto público en la Cancillería boliviana en presencia del mandatario, quien consideró que el logro es producto de la lucha contra el narcotráfico que se desarrolla sin imposiciones, ni condicionamientos", tras la expulsión en 2008 de la DEA, la agencia estadounidense de combate a las drogas.

Morales admitió que "una buena parte o pequeña parte de coca se va al problema ilegal y nuestra obligación es reducir esa parte, pero no puede haber coca cero".

El gobernante boliviano, que cultivó coca hasta antes de asumir su primer mandato en 2006, consideró la importancia de la reducción de cocales "desde un punto de vista político, ideológico e internacional".

Combinación de esfuerzos
De Leo destacó que los niveles de reducción "se deben tanto a una combinación de esfuerzos de erradicación encabezados por el Gobierno, como al diálogo con cultivadores y a incentivos sociales".

"Eso es lo que llamamos la nacionalización de la lucha contra el narcotráfico, (porque) compensaciones, condicionamientos e imposiciones sólo crean rebelión y confrontación", continuó Morales.

El mandatario desestimó también la política de desarrollo alternativo llevada a cabo por gobiernos anteriores apoyados por Estados Unidos, por su supuesta impracticabilidad económica.

"Quiero decir, con mucho respeto, que no va a haber alternativa total a la coca en volúmenes, en costos o en precio o en extensiones", sostuvo Morales.

La coca produce anualmente entre dos, tres y hasta cuatro siembras al año, lo que no ocurre con ningún otro cultivo alternativo sea palmito, piña (ananá), banano u otros.

El registro de cocales obtenido por imágenes satelitales y estudios in situ establecieron una disminución del 7% en la región de los Yungas de La Paz, donde se cultivan dos tercios de la coca boliviana, en una superficie de 16.900 hectáreas.

Además en la región del Trópico de Cochabamba, donde está el Chapare, cuna sindical y política del presidente Evo Morales, se registró una reducción del 6%, llegando a 8.100 hectáreas.

En otras regiones del país donde se cultiva el 1% de la coca total, la reducción fue del 14% hasta un tope de 320 hectáreas.

En las áreas protegidas del país se registró una disminución del 9%, desde alrededor de 2.360 hectáreas en 2011, a unas 2.150 hectáreas el año pasado.

La legislación boliviana reconoce como legal una superficie de cultivo de 12.000 hectáreas, aunque ésta fue flexibilizada de facto hasta un tope de 20.000 en gobiernos pasados.

El estudio no contiene datos acerca del consumo tradicional de coca en Bolivia destinado a fines medicinales, rituales o a la masticación por indígenas y clases populares, que serán conocidos en los siguientes meses, según el viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres.

Adicionalmente el informe revela que las incautaciones de coca ilegal se incrementaron 23%, de 600 toneladas en 2011 a 740 en 2012.

Asimismo, la incautación de pasta base de cocaína se incrementó 13%, de 28 a 32 toneladas, mientras que la de clorhidrato de cocaína cayó 26% de 5,6 toneladas a 4,1 toneladas.

Según el gobierno boliviano, el número de operativos antidrogas, las incautaciones de estupefacientes y la erradicación de plantaciones muestran mejores resultados sin la presencia de la agencia antidroga estadounidense en Bolivia.

La DEA fue expulsada del país a fines de 2008, acusada por el presidente boliviano de complotar contra su gobierno. La oficina nortamericana facilitaba apoyo logístico, financiero y asistencia en inteligencia policial a los encargados locales de la lucha antinarcóticos.