Última Hora

Tras 20 años de duro trabajo en una de las fuerzas de élite de los Estados Unidos, un oficial decidió que por fin había llegado el momento de convertirse en quien siempre quiso ser: una bella mujer.

Chris Beck pasó 20 años como miembro de la unidad de élite de la marina de Estados Unidos.

Pero el oficial condecorado siempre ocultó un secreto mucho más personal; desde su niñez, sintió que era una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre.

El mundo de Chris era rudo, machista y algunas veces violento.

Participó en misiones encubiertas en el Océano Pacífico y en Medio Oriente.

Pero más de un año después de su retiro de las fuerzas armadas, cambió la foto que tenía en su perfil de Linkedin y la reemplazó por la de una mujer sonriente, alta y de cabello oscuro, con la bandera de Estados Unidos como fondo.

"Me estoy quitando todos mis disfraces y anunciándole al mundo mi verdadera identidad como mujer", escribió.

Chris se había convertido en Kristin.

Mientras esperaba la reacción de sus colegas ante la noticia, Kristin sabía que ya no hay marcha atrás.