Última Hora

El novato venezolano Gleyber Torres, de los Yankees de Nueva York, comenzó su andadura en las Grandes Ligas haciendo historia.

Un mes después de arrancar su carrera en las Mayores, Torres se convirtió con 21 años y 163 días en el cuarto jugador más joven en despachar su noveno jonrón de la campaña en 28 encuentros, y el quinto en cuatro juegos seguidos.

El bisoño venezolano se convirtió en el cuarto jugador más joven desde 1900 en despachar también cuatro de sus cuadrangulares en cuatro juegos consecutivos.

Solo su compatriota Miguel Cabrera (20 años, 362 días) en 2004, el curazoleño Andrew Jones (21-139) en 1998 y el dominicano Albert Pujols (21-147) en 2001 eran más jóvenes; y todos estaban en la Liga Nacional.

Torres terminó el trayecto con un promedio de .368 con cinco bambinazos en total y nueve carreras impulsadas. Acabó primero en cuadrangulares y segundo en empujadas en ese período.

Su compatriota José Altuve, el MVP (Jugador Más Valioso) del año pasado en la Liga Americana, también tuvo un promedio increíble de .428, con un batazo de cuatro esquinas y ocho remolcadas.

Houston desperdició el domingo, en una derrota ante los Indios, un excelente día del estelar Altuve, quien tuvo cuatro hits y remolcó dos carreras. El venezolano hilcanó en ese tramo una racha de 10 hits consecutivos, rompiendo su propio récord del club.

Otro que lució en grande fue el dominicano Ronald Guzmán, de los Rangers de Texas, que terminó  como líder de promedio con un elevado .469 con cuatro vuelacercas -segundo en ese departamento-  y nueve impulsadas.

Los venezolano Eugenio Suárez, de los Rojos de Cincinnati, y Salvador Pérez, de los Reales de Kansas Citty, y el cubano Yonder Alonso, de los Indios de Cleveland, también hicieron sonar el madero.

Suárez promedió .272 con dos vuelabardas -uno con las bases llenas- y Pérez .230 con tres bambinazos; pero ambos con ocho empujadas cada uno, mientras que Alonso lo hizo para .300 con dos batazos de cuatro esquinas y siete remolcadas.

El curazoleño Jurickson Profar, de los Rangers, y el quisqueyano José Ramírez, de los Indios, también se desbordaron.

Profar, en sustitución del venezolano Elvis Andrus, concluyó el período con .300 de promedio, un batazos de vuelta entera y seis impulsadas, al tiempo que Ramírez lo hizo también para .300 con dos cuadrangulares y seis hombres enviados para la goma.

Otros que también destacaron ofensivamente fueron el venezolano Francisco Cervelli, de los Piratas de Pittsburgh, y el cubano José Abreu, de los Medias Blancas de Chicago.

Cervelli terminó con promedio de .333 con un batazo de cuatro esquinas y Abreu .400 con un bambinazo. Los dos terminaron con cinco remolcadas cada uno.

Venezolano Márquez se luce desde el box

El lanzador venezolano Germán Márquez (4-5), de los Rockies de Colorado, fue el único lanzador latino en la semana con dos triunfos al vencer a los Dodgers y los Rojos, con 14 buenas entradas, en las que diseminó seis hits y tres carreras, con dos boletos y 14 ponches.

Otros que lucieron con las serpentinas fueron el boricua Jake Arrieta (Filis, 4-2), el mexicano Marco González (SEA, 4-3) y el cubano Gío González (WAS, 5-2).

Arrieta doblegó a los Diamondback con seis y dos tercios de entradas en blanco, en las que esparció siete imparables con siete abanicados.

González superó a los Atléticos con siete episodios en blanco con dos pasaportes y seis ponches.

En tanto, el cubano Gío lo hizo a costa de los Padres, con siete buenos capítulos, dos imparables y dos carreras con cinco hombres dejados con la carabina al hombro.