Última Hora

Samuel, uno de los siameses separados el pasado 24 de febrero, saldría del hospital Nacional de Niños la próxima semana. 

Y en su tiempo fuera del hospital el pequeño deberá usar un casco especial.

Ezequiel, su hermanito, aún no tiene fecha definida para que abandone el centro médico capitalino. Por ahora seguirá con tratamiento con antibióticos.

La noticia la dieron a conocer este miércoles autoridades del hospital, a la luz del avance del estado de salud de estos pequeños, quienes fueron separados en una titánica cirugía que duró más de 20 horas. 

La separación de los pequeños la realizaron dos equipos quirúrgicos en dos quirófanos, informó la Caja del Seguro Social.

En esta operación participaron neurocirujanos, cirujanos reconstructivos, anestesiólogos, auxiliares de sala, circulantes, enfermeras, instrumentistas, personal de aseo, entre otros.

El 11 de diciembre de 2015 Samuel y Ezequiel nacieron unidos por su cabeza en el Hospital Calderón Guardia a las 9:58 de la mañana. Pesaron entre los dos 4.750 kilogramos.

Fueron varias semanas en el hospital, finalmente, llegaron a su nueva casa en Cartago.

Esta fue la primera vez que vimos a Samuel y Ezequiel, su familia se acostumbraba a una nueva rutina en la que también participaba José Francisco, el hermano mayor

Les colocaron unos dispositivos para separar la piel de la cabeza, vinieron muchísimos exámenes y los médicos elaboraron un plan para la separación.

Ese plan se puso en marcha el viernes 23 de febrero en la mañana y y terminó exitosamente un día después.