Última Hora

El Deportivo Saprissa le regaló a su afición el título 34 en una final de infarto luego del cumplimiento del tiempo reglamentario, tiempo extra y serie de penales.

Y esa misma afición se volvió loca en el estadio Ricardo Saprissa tras el último lanzamiento del Herediano. 

Ya no había vuelta de hoja para la celebración morada: era el segundo tiro rojiamarillo malogrado y el equipo tibaseño no había fallado ningún lanzamiento.

La cancha del reducto saprissista se tiñó de morado y blanco, con miles de almas exultantes de amor por su equipo, el más laureado del país. 

Y es una verdad que nadie puede negar, aunque esto pueda generar escozor entre los que no son morados.

Pero esta final no es de ellos, es de quienes vibran con el morado y blanco que hoy celebra 34 trofeos en el palmarés.