Última Hora

Un cocodrilo llegó al Zooave en Alajuela, hace 35 años. Los daños severos que sufrió por el maltrato de alguien sin conciencia, impidieron que fuera liberado de nuevo a su hábitat.

Precisamente el Zooave fue este miércoles el escenario de las celebraciones del Día Mundial de la Vida Silvestre.

Lamentablemente la celebración se ve empañada, porque el maltrato de animales sigue siendo un problema grave.

Un oso perezoso es una muestra de lo que pasa en Costa Rica, el maltrato o cacería por simple diversión o deporte, hace perder la vida a muchos animales.

El oso tuvo suerte de llegar al Zooave y salvar su vida, pero otros animales mueren.

Aunque en el país ya existe una ley que prohíbe la cacería, falta el reglamento para ponerla en vigencia, un trámite que camina muy lentamente.

En Costa Rica no hay muchas estadísticas sobre maltrato animal. Sí se sabe, que por lo menos uno de cada cuatro hogares, tienen un animal silvestre como mascota, y sus condiciones no siempre son las adecuadas.