Última Hora

Internacional

Maquinista del tren español accidentado había alertado sobre la seguridad

Unos kilómetros antes el tren circulaba a 192 km/h. "Segundos antes del accidente se activó un freno", informó el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

AFP Agencia Hace 7/30/2013 2:08:00 PM

MADRID, 30 julio 2013 (AFP) - El maquinista del tren que descarriló en Santiago de Compostela causando la muerte de 79 personas había alertado a sus superiores de una insuficiencia de seguridad en el tramo donde se produjo el accidente, afirmó este martes un responsable sindical.

Las cajas negras del convoy revelaron este martes que éste circulaba a 153 km/h en el momento del accidente, el 24 de julio, en un tramo de vía limitado a 80 km/h, confirmando la hipótesis de una velocidad excesiva como causa de la tragedia.

Unos kilómetros antes el tren circulaba a 192 km/h. "Segundos antes del accidente se activó un freno", informó el Tribunal Superior de Justicia de Galicia tras analizar el contenido de las cajas negras.

El accidente tuvo lugar en una línea de alta velocidad que no está equipada, en ese tramo de velocidad reducida, del sistema automático de frenado y el maquinista, Francisco José Garzón Amo, de 52 años, fue imputado por "79 homicidios por imprudencia".

El propio Garzón "había afirmado que es increíble que no se controle la velocidad en ese lugar, que no se puede pasar de 200 km/h a 80 km/h directamente, sin ninguna supervisión mediante ningún sistema de seguridad", declaró a la AFP Rafael Rico, portavoz del sindicato de maquinistas Semaf de Galicia.

"Los maquinistas lo saben y él mismo lo había dicho a su superior, que no era posible aceptar algo así. El día después del accidente nos lo dijo, cuando estaba en el hospital. Dijo que era un lugar en que todo el mundo sabía que era difícil circular", agregó Rico.

Ante el juez, el conductor reconoció, según la prensa, haber tenido un momento de "distracción" y no haber logrado frenar, sin poder explicar por qué.

El contenido de las cajas negras reveló que en el momento del accidente, Garzón hablaba por teléfono con un empleado de Renfe", la compañía de ferrocarriles española, "que parece ser un controlador", y que consultaba en ese momento un plano "o algún documento similar en papel", explicó el tribunal.