Última Hora

Si los diputados no se ponen de acuerdo, la próxima campaña política le costará al país 42.000 millones de colones.

En una situación de premura económica, como la actual, este dinero representa el doble de lo que se gastó en la campaña pasada.

Hace cuatro años, la campaña estuvo llena de irregularidades con más de 21 procesos de investigación por el mal uso que le dieron al presupuesto de los partidos como Liberación Nacional (PLN), el Partido Acción Ciudadana (PAC) o el Movimiento Libertario.

A la diputada del PAC, Jeannette Ruiz, le parece extraño que los legisladores opositores estén de acuerdo en la reducción del presupuesto, sin embargo no apuran las negociaciones para aprobarlo.

“La modificación al Código Electoral debe ser para no retroceder. Ante la crisis económica el primer sacrificio debe de ser tomado por los partidos políticos”, señaló Ruiz.

Por su parte Fabio Molina, diputado oficialista, indica que“si no hay deuda política se cae en el error del pasado, donde la oligarquía financia las campañas; la deuda política es democratizadora”.

El liberacionista dice que a los diputados les corresponde crear un marco para que la ciudadanía funcione.

Aunque Molina, indica que hay tiempo suficiente y que los legisladores se pondrán de acuerdo antes de las elecciones del 2014, la diputada Ruiz no es tan optimista, y dice que es imposible la aprobación de este proyecto, principalmente porque partidos tradicionales se oponen a la reducción.