Última Hora

Internacional

"Mídia Ninja": la cobertura de protestas en Brasil en vivo, por redes sociales

Los reporteros circulan entre los manifestantes como si fueran uno más, aunque cargan cámaras de fotos, celulares y a veces un discreto foco de luz

AFP Agencia Hace 7/30/2013 11:19:00 AM

RÍO DE JANEIRO, 30 julio 2013 (AFP) - Un grupo de periodistas independientes, "Mídia Ninja", gana popularidad en Brasil al transmitir decenas de protestas en vivo a través de las redes sociales, cautivando a una audiencia descreída de los grandes medios.

Mientras los informativos televisivos cubrían sin respiro la estadía del papa en Brasil, los periodistas de "Mídia Ninja" se centraron en las manifestaciones contra el gasto público de su visita, contra la corrupción y en demanda de mejores servicios públicos, así como otras variadas demandas.

Los reporteros circulan entre los manifestantes como si fueran uno más, aunque cargan cámaras de fotos, celulares y a veces un discreto foco de luz. Transmiten en vivo a través de las redes sociales y entrevistan a quien pase a su lado: colegas extranjeros, turistas, manifestantes, policías y hasta militares armados.

No se pierden la foto de un herido o detenido para denunciar la represión policial en las marchas, y en Facebook son seguidos por más de 120.000 personas que ya no confían en la información de los medios tradicionales.

"Ninja está en el medio de las manifestaciones", dijo a la AFP Rafael Vilela (24), mientras toma fotos en una protesta contra el gobernador de Rio de Janeiro Sergio Cabral -el más impopular de Brasil (12%)-, el mismo día en que el papa recibía a miles de peregrinos de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en la playa de Copacabana.

Ninja (Narraciones Independientes Periodismo En Acción, por su sigla en portugués), fue creado en 2012, sus reuniones de redacción son abiertas y ya tiene al menos 200 colaboradores en todos los estados de Brasil.

"Hay un interés muy grande por ser mediadores, hacemos contacto directo entre la gente en la calle y el pueblo en la red", señaló el fotógrafo antes de salir corriendo hacia donde parecía que se había generado un enfrentamiento con la policía.

"Yo vine (a la protesta) porque lo ví en internet y bajé a la calle", exclamó un manifestante y asegura que sin Ninja nunca se enteraría donde están los focos de protesta.

Son muchos los brasileños descontentos con los medios de prensa tradicionales, y la denuncia de su cobertura que algunos califican de imparcial ha sido una de las banderas de las históricas manifestaciones que empañaron la celebración de la Copa Confederaciones en junio en Brasil.

Manifestantes han gritado, abucheado y amenazado a equipos de la televisora Globo, la mayor del país y han incendiado un vehículo de la TV Récord y otro del canal de televisión SBT.

"Nuestra diferencia con los medios tradicionales es narrativa. Nosotros tenemos una mirada que está con la gente, con el pueblo", explicó Vilela y asegura que fue durante estas protestas que el grupo se hizo popular.

"Es que desde junio Ninja muestra en las redes sociales una verdad que no muestran los demás", estimó Alessandra Castañeda, productora y joven "Ninja", en declaraciones a la AFP.

"Por ejemplo fuimos los primeros en mostrar policías infiltrados que tiran bombas molotov para generar conflicto", cuenta en medio de una protesta a favor del aborto legal y del casamiento homosexual frente a miles de peregrinos que realizaban una vigilia en la playa, en su última noche de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Rio.

Según Castañeda, el filmar en vivo este tipo de noticias y tener cada vez más seguidores provoca una presión en los grandes medios, que luego se ven obligados a publicar lo que ellos muestran.

"La opinión pública no accedía a este tipo de información y ahora con la presión popular y de los medios alternativos se ven obligados a mostrar la verdad", concluyó la joven.

Policías detuvieron durante algunas horas a dos integrantes de Mídia Ninja cuando transmitían las manifestaciones el 22 de julio, muy cerca del lugar donde el papa Francisco se reunía con la presidenta Dilma Rousseff, en una acción repudiada por la Asociación Brasileña de Periodismo de Investigación (Abraji).