Última Hora

En conversación de padres y madres de familia siempre surge el tema de los permisos, y la famosa pregunta… ¿a qué edad dejaría a su hijo salir solo, dormir en otra casa, irse de paseo, o tener pareja?

La psicóloga Kathy López nos orienta sobre el tema.

Hay permisos de permisos... Pero ¿de qué depende en términos generales el dejar a un hijo o hija salir solo, dormir en otra casa, o cuando empiezan a hablar de novios o amigos que "les gustan"?

El permiso para hacer muchas cosas, depende de varios factores, de la manera en que los padres establecen límites, de los valores familiares, de la edad del niño entre otras cosas.

Además, no todos los niños actúan igual, hay algunos que pedirán los primeros permisos a los 11 años otros esperaran a los 13 o 14 años para hacerlo.

Según la psicóloga, el permiso debe ir acorde a la edad y a la condición del joven, el lugar a donde van a ir.

No es lo mismo que un joven de 13 años pida permiso para ir al cine a que pida permiso para ir a una fiesta con “barra libre”.
López agrega que los padres deberían prever posibles situaciones a las que se van a enfrentar en un futuro. Como por ejemplo, los permisos para pijamadas, para salir a comer, para quedarse en otra casa, para salir a un bar, para tener novio.

La comunicación y la confianza son indispensables, si un adolescente mantiene estas dos condiciones con sus papás, estará protegido de muchos peligros.

“Hay situaciones en que una muchacha la está pasando mal en una fiesta, pasa a un algún inconveniente que los pone en riesgo y se van para la casa con desconocidos por miedo a contar la verdad a sus padres”, comenta la psicóloga.

El hijo necesita desarrollarse, tener experiencias de aprendizaje pero todo debe darse bajo acuerdos. Es decir deben implicar una responsabilidad para los muchachos.

Los permisos deben ser paulatinos, claros, fruto de la reflexión, negociados y si tiene que decir que no, presente alternativas.

Usted puede contactar a Kathy López al 22 53 46 43.