Última Hora

El aloe vera o sábila es una planta suculenta originaria de Arabia y reconocida por los múltiples usos que se le han dado, tanto como decoración, para tratamientos cosméticos y, sobre todo, como planta medicinal.

Sin embargo, cuando se habla del aloe vera como planta medicinal, muchos desconocen que, además de utilizarse para heridas o quemaduras de la piel, este ingrediente brinda increíbles beneficios para el tratamiento de problemas gastrointestinales.

El aloe vera es rico en vitaminas A y C, vitaminas del complejo B ideales para tratar dolencias gástricas y digestivas; enzimas y aminoácidos, y, también, está repleto de agua en su interior lo cual tiene muchas propiedades curativas, restauradoras y desinflamatorias.

“El aloe vera consumido en diferentes formas, funciona para los problemas más comunes del sistema digestivo, tales como acidez, reflujo y estreñimiento, ayudando a reducir todos los síntomas de estos malestares, y a prevenirlos” aseguró Sofía Jenkins, nutricionista de OKF Costa Rica.  

“Su gel ayuda a regular el pH del estómago, actúa como purgante permitiendo la eliminación de toxinas y la activación de las funciones del hígado y la vesícula biliar;  interviene en la asimilación de los nutrientes de los alimentos, estimulando la digestión; sirve para tratar enfermedades infecciosas del estómago, purifica la sangre, reduce los síntomas del colon irritable y por todo esto promueve la curación del tracto gastrointestinal” aseguró, Jenkins.

En el caso de las personas que no tienen problemas gastrointestinales, pero quieren prevenirlos, el consumo de aloe es una excelente opción pues fortalece las células hepáticas, estimula las células pancreáticas, ayuda  a producir insulina, elimina las bacterias que se acumulan en los intestinos, previene la aparición de enfermedades hepáticas y previene el desarrollo del cáncer de estómago.

Aliado para la gastritis y úlceras. En lo que se refiere a propiedades gastrointestinales, el aloe también se convierte en un aliado para el tratamiento de enfermedades más serías como las úlceras y la gastritis.

Esta planta posee componentes con acción cicatrizante en el caso de las úlceras gástricas y reduce la inflamación producida por la gastritis, regenerando las mucosas de las paredes intestinales.

“Las personas que toman aloe con frecuencia experimentan mejoras en su estómago, en los niveles de azúcar de su sangre, en su energía, el aspecto de su piel, su peso e incluso su estado de ánimo, pues es un relajante y revitalizador”, aseguró Jenkins.

La recomendación es ingerir el aloe en jugo de manera frecuente, al menos por un mes para poder experimentar todos sus beneficios en el organismo. En caso de que se tome para eliminar síntomas de un malestar, se aconseja seguirlo tomando unos días después del mes, para evitar que vuelva el problema.