Última Hora

Finqueros del cantón de Atenas no esconden su temor. Después de las 7 p. m. el peligro es latente y sus animales podrían no amanecer.

Durante los últimos siete días una banda organizada robó y destazó 30 vacas y caballos en diferentes fincas de la localidad alajuelense. Según testigos, cometen sus fechorías entre dos y tres veces por semana.

Las comunidades donde más se dan este tipo de delitos son Las Pavas, El Desmonte, Alto el Monte, Calle Salas y Barrio Jesús.

Los perjudicados son humildes finqueros que en la mayoría de casos tienen pocas vacas y son de leche, las cuales las cuidan para subsistir tanto con el ordeño como también por sus crías.

La banda está integrada por al menos cuatro o cinco personas y dentro del grupo de delincuentes está un baqueano. Casi siempre matan los animales dentro de las fincas y los horarios para atacar son la noche o madrugada para luego vender la carne en el mercado negro.

Para estos antisociales el tamaño ni la raza importan: ellos descuartizan vacas, toretes, terneros y hasta caballos.

El problema no solo es para los ganaderos, sino también se trata de un tema de salud pública, porque esa carne robada la venden en carnicerías y festejos populares.

Observe todos los detalles en el video que aparece adjunto a estas líneas.