Última Hora

La nueva Holanda de Ronald Koeman, equipo que no está clasificado para Rusia-2018, infligió un duro correctivo al Portugal de Cristiano Ronaldo, actual campeón de Europa, al derrotarle por 3-0 este lunes en partido amistoso celebrado en Ginebra (Suiza).

El joven equipo Oranje sentenció el partido en el primer tiempo, con goles de Memphis Depay (12), Ryan Babel (32) y Virgil van Dijk (45+2), para dar el primer triunfo como seleccionador a Koeman, que tiene una ardua tarea para devolver a Holanda al primer plano del fútbol mundial, después de dos fracasos consecutivos (no clasificación para la Eurocopa-2016 y el Mundial-2018).

Los lusos trataron de dar otra imagen tras la pausa, pero sus pocas opciones se esfumaron cuando Joao Cancelo fue expulsado por doble cartulina amarilla a la hora de juego.

Portugal, que el pasado sábado ya sufrió para remontar el partido ante Egipto, con dos goles en el descuento de Cristiano Ronaldo, no pudo encomendarse esta vez a los tantos de la estrella del Real Madrid, muy apagado toda la noche.

Cuando quiso darse cuenta de que había comenzado el encuentro, la vigente campeona de Europa ya se encontraba por debajo en el marcador.

En el minuto 11, una jugada de ataque holandés por la derecha acabó con el remate del joven Donny van de Beek y antes de que llegara el balón al arco, lo remachó Depay para abrir el marcador.

Sin haber reaccionado aún, Portugal recibió un segundo mazazo: otra vez por la derecha, el centro de Matthijs de Ligt lo cabeceó a la red Babel a la altura de la frontal del área pequeña, sin oposición de la defensa (32).

Justo antes de la pausa llegó la sentencia, en una falta colgada desde la banda derecha, que bajó en el segundo palo De Ligt y Van Dijk, que en enero se convirtió en el defensa más caro de la historia (tras su paso del Southampton al Liverpool por unos 85 millones de euros), empalmó una dura volea para batir a Anthony Lopes.

En el segundo periodo, Portugal trató de dar otra cara y comenzó cercando el arco defendido por Jasper Cillessen, quien detuvo dos remates consecutivos de Ronaldo (48) y Ricardo Quaresma (50), pero la expulsión de Cancelo, la segunda amarilla por una dura entrada a un rival, fue la estocada final para el equipo entrenado por Fernando Santos.