Última Hora

Mantener un paso lento y establecer un plan de caminata podría evitarle lesiones y ayudarlo a finalizar con éxito la romería.

Caminar hasta la Basílica de Los Ángeles cada año no solo es un acto de fe, también representa una prueba de resistencia física que podría pasarle una cara factura si usted no se prepara correctamente.

Una vez que inicie la ruta, es recomendable que mantenga un paso moderado y que cada treinta minutos haga una parada para hidratarse y hacer ejercicios de estiramiento como estos por espacio de 3 a 5 minutos.

También debe tomar previsiones especiales si va acompañado por niños o si tiene algún problema de salud.

Los expertos también recomiendan desayunar antes de empezar a caminar, llevar un maletín donde incluya medias extra, curitas, agua, bloqueador solar y sombrilla. También es bueno que tenga a la mano confites o galletas que pueda consumir fácilmente.

Procure caminar en grupo siguiendo las recomendaciones de las autoridades. Ya que además de velar por la parte física, no puede descuidar su seguridad.

Si presenta alguna dolencia física, recuerde que a lo largo del camino la cruz roja tendrá puestos de atención.