Última Hora

Las altas temperaturas en Nicoya generaron una especie de remolino que levantó techos y arrastró otros materiales.

Este fenómeno es conocido como ‘diablo de polvo’.

La estimación es que la temperatura, a esa hora, rondaba entre los 35 y los 37 grados Celsius.

El fenómeno no es tan fuerte como un tornado, sin embargo, las personas no deben exponerse. 

Cuando observe algo así, busque de inmediato algún refugio.