Última Hora

Campesinos de la Zona Norte siguen preocupados debido al ataque de jaguares a sus animales domésticos.

Las autoridades creen que la caza ilegal en un área protegida del cantón de Guatuso, es lo que provoca que los felinos salgan a buscar alimento.

Solo en el último mes se ha reportado la matanza de 10 animales entre terneros, vacas y caballos.

Según las autoridades, los felinos mantienen su hábitat en una reserva privada de 750 hectáreas destinada al servicio de pagos ambientales ubicada entre los cantones de Upala, Guatuso y Los Chiles.

Los poblados donde se han registrados los ataques son La Unión, Las Letras, Costa Ana, Mónico y sectores cercanos a Caño Negro.

Pese a que ocasionalmente se habían reportado ataques estos se habían detenido hasta hace un mes cuando repentina y súbitamente éstos han aumento significativamente.

Funcionarios del Ministerio de Ambiente se desplazaron a la región a verificar la información.

Allí se confirmó la versión de los pobladores y se determinó que uno o más felinos están atacando las reses.

Como parte de las medidas para prevenir los ataque de los jaguares, los funcionarios entregaron material informativo recomendando un mejor manejo en las fincas.

Según las autoridades, la reproducción de los felinos sumado a la pérdida de su fuente primaria de alimentación tras la cacería ilegal, es la principal causa de los ataques.

Los afectados son campesinos que mantienen pocas reses destinadas al ordeño y venta de queso y leche por lo que la pérdida de una o dos significa un gran perjuicio económico.

Los expertos en vida silvestre piden a la población afectada no matar a los felinos mientras se anuncien medidas urgentes para ayudar a la población.