Última Hora

Eran las 3 de la mañana cuando pasó el accidente.

Gilberto Pochet recién salía de un bar en San Pablo de Heredia.

Sin avanzar mas de 1 kilometro perdió el control del vehículo y chocó contra un árbol.

Del impacto del choque sufrió la amputación inmediata de su pierna izquierda y su vida cambió para siempre.

Dos años antes del suceso su madre había muerto y Gilberto cayó en depresión.

Tiempo después su padre también murió y hace poco falleció su abuelita, pero este hombre no se rinde ante la adversidad.

Su noble corazón lo invirtió en luchar por las personas más necesitadas, y por eso juntó a dos amigos y fundó una revista digital.

Si usted está desanimado esta es la mejor muestra de que vale la pena luchar.