Última Hora

Las alcantarillas estaban en muy mal estado desde octubre del año pasado en seis puntos del cantón de Santa Ana.

Los habitantes vivían con miedo por los huecos y las varillas que salían del concreto.

El municipio arregló el problema y quitó las varillas, pusieron concreto y colocaron las parrillas.

Ahora los vecinos dicen estar más tranquilos.

El temor de que ocurriera alguna desgracia en este lugar se acabó.