Última Hora

Por René Rojas

Más de 45 voluntarios se encargaron de dar color a las habitaciones y las áreas recreativas de los 70 niños que viven en el hospicio de huérfanos de San José.

Los voluntarios pintaron murales en las paredes del gimnasio con colores llamativos para los niños.

Este hospicio es una institución centenaria, pionera en el cuido y formación de menores en riesgo social.

A los cuales se les brinda atención integral y promueve el crecimiento personal.

Con esta iniciativa se busca que los menores tengan unas nuevas y coloridas instalaciones.