Última Hora

Los ingenieros chinos movieron con éxito una sección de un paso elevado de una autopista 35 metros de su lugar original.

La rampa del puente es de 67 metros, con un peso de 3 mil toneladas. Todo esto lo hicieron en tan solo 60 minutos y a primera hora para evitar congestionamiento vial.

Para garantizar la seguridad del movimiento, los camiones modulares se desplazaron a lo largo de caminos premarcados y descargaron la viga de hormigón sobre los soportes, manteniendo la desviación dentro de 1 centímetro.

Se espera que el nuevo tramo de autopista se abra al tráfico en noviembre.