Última Hora

La tarima del Parque Nacional fue el gran escenario de Transitarte, pero no el único.

Este domingo las familias acudieron al cierre del festival que ofreció diversión y cultura para todas las edades desde la estación al atlántico hasta el Parque Morazán.

La carroza del Festival de la Luz le puso magia a transitarte con sus colores, trajes, máscaras y  brillo.

Los escritores conversaron con el público sobre sus libros.

Todos la pasaron bien en Transitarte, juegos tradicionales, cuenta cuentos, música al aire libre, comida artesanal y el resto del menú le cambiaron el rostro y la rutina a la capital.