Última Hora

Hace varias semanas presentamos el caso de las letras de Puntarenas, un parador fotográfico inaugurado a finales del año pasado y cuyo costo fue de 72 millones de colones.

Es decir en términos globales, cada letra salió costando 7.200.000 colones, un precio altísimo criticado por muchos vecinos de la comunidad de Puntarenas

El  presidente ejecutivo del Instituto de Puertos del  Pacifico (Incop),  Roger Ríos, en su oportunidad atribuyó el alto costo a que se trata de una obra de arte asentada en concreto y enchapada en  cerámica.

Es decir un mural cerámico con alegorías de Puntarenas. Y solo ese aspecto artístico de la obra costo casi 18 millones de colones

Sin embargo, luego se determinó que el artista especialista en murales que se contactó para la obra no cobró un cinco, y otra empresa  identificada como Mural Cerámico solamente cobró la mitad de ese costos que se mencionan en los registros de la obra en poder del Incop. O sea que los costos reales de la obra están inflados.

Además, se dio cuenta de luces navideñas que se instalaron en el Paseo de los Turistas en diciembre pasado, y en la Capitanía y en varios edificios, al final se pagó la suma cercana  a los 50.000.000 colones por un mes y una semana de alquiler.

Y también los basureros instalados en el Paseo de los Turistas  que se presupuestaron con un costo de un 1.200.000 colones por cada uno de ellos, y que se instalaron 55 basureros.

En su momento se mencionó en actas que el costo  aproximado sería de unos  600 mil de un basurero de plástico reciclado y otros 600 mil colones por las instalación, y se presupuestó de esa forma.

Al final salió costando unos 945 mil colones cada basurero,  también considerado como un costo desproporcionado.

A raíz de estas denuncias,  la Fiscalía intervino de oficio y está investigando  estos  gastos, así  como otras denuncias presentadas por particulares

Según afirma el fiscal adjunto de Puntarenas, se está recabando información para determinar si hay delitos que perseguir y, sobre todo, un buen uso de los recursos del erario.

También, al parecer, la Fiiscalía  investiga  otra  denuncia presentada por un particular por  la compra de equipo de buceo valioso, que en realidad no cuenta con justificación apropiada del por qué se incurrió en ese gasto.