Última Hora

Tras una semana de agitación, el mar poco a poco volvió a la calma. Los fuertes vientos en el Caribe y una tormenta en la Antártida, combinada con la marea más alta del año en el Pacífico, provocaron un fuerte oleaje que mantuvo en alerta a los oceanógrafos.

Quienes todavía no bajan la guardia, ya que esas condiciones podrían repetirse la próxima semana.

Tal vez usted se pregunte por qué el fuerte oleaje ha estado afectando tan frecuentemente las costas del país.

Para los expertos es un asunto de percepción, influido por varios factores.

Según el pronóstico, entre el lunes y el martes podrían llegar olas de hasta 2.8 metros a las costas del Pacífico Central y Sur.