Última Hora

Internacional

Un convoy de ayuda entra en Guta y miles de civiles huyen de este enclave sirio

Más de 350.000 personas murieron desde que comenzó el conflicto en Siria en 2011 y luego de siete años de guerra el país está en ruinas.

AFP Agencia Hace 3/15/2018 7:28:49 AM

Un convoy con ayuda humanitaria ingresó este jueves en el bastión rebelde de Guta, cerca de Damasco, de donde miles de civiles huían por el avance del régimen sirio en el séptimo aniversario de la guerra.

Más de 350.000 personas murieron desde que comenzó el conflicto en Siria en 2011 y luego de siete años de guerra el país está en ruinas.

El presidente Bashar al Asad, debilitado durante mucho tiempo, logró, gracias al apoyo de Rusia, revertir la situación en el terreno hasta retomar el control de más de la mitad del país.

En otro frente de esta guerra, Turquía continúa la ofensiva comenzada el 20 de enero contra el enclave kurdo de Afrin, cerca de la frontera, para expulsar de allí a las Unidades de Protección Popular (YPG).

Cerca de Damasco, las fuerzas gubernamentales sirias y Rusia se concentran en la amplia operación iniciada a mediados de febrero contra Guta oriental, en donde se encuentra el último bastión de la oposición más cercano a Damasco.

Luego de más de tres semanas de ofensiva el régimen retomó el control de más del 60% del bastión rebelde, al costo de numerosas víctimas civiles.

Los bombardeos diarios sobre el enclave han dejado a unos 1.250 civiles muertos, de los cuales más de 250 menores, y 4.800 heridos, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Un convoy con ayuda humanitaria para la población de Duma ingresó este jueves al enclave, indicó un portavoz en Siria del Comité internacional de la Cruz Roja (CICR).

Se trata de un convoy conjunto del CICR, de la Media Luna siria y de la ONU, integrado por 25 camiones con 5.200 paquetes de alimentos y 5.220 sacos de harina para 26.100 personas, según esta fuente.

Según un corresponsal de AFP las operaciones de descarga tuvieron que interrumpirse por la caída de obuses cerca del lugar.

- Hamuriya bajo las bombas -

Desde el 27 de febrero, beneficiados de una "pausa humanitaria" instaurada por Rusia, unas 900 personas de Guta pudieron dejar los territorios controlados por los rebeldes, indicó la agencia rusa Interfax, precisando que entre ellos "350 civiles pudieron salir el jueves de Hamuriya", una localidad del sur de la región.

La AFP constató que miles de civiles huían el jueves de Hamuriya y sus alrededores, a pie, en vehículos o en moto, en dirección de las zonas controladas por el régimen sirio.

El martes y miércoles, decenas de civiles --personas con necesidades médicas y sus acompañantes-- fueron evacuados de Duma, controlada por el grupo rebelde Jaish al Islam.

"En los últimos días la situación en Guta, en particular en Duma, se estabilizó considerablemente", afirmaron las Fuerzas Armadas rusas.

La ofensiva del régimen separó el enclave en tres secciones, cada una controlada por diferentes grupos rebeldes.

La zona sur, alrededor de Hamuriya, es considerada por la facción Faylac al Rahman, que perdió el miércoles dos comandantes y diez combatientes en bombardeos, indicó el OSDH.

El ejército sirio ingresó el miércoles por la noche en Hamuriya y "tomó el control de la mitad este" de la ciudad, indicó el OSDH.

Es la primera vez en cinco años que las fuerzas del régimen ingresan en ese sector de Guta, enclave sitiado desde 2013.

- 'Contra todo lo que se mueve' -

La AFP constató allí violentos bombardeos. El miércoles por la noche vio en la entrada de una vivienda a un hombre cargando los cuerpos de sus dos hijos muertos.

Un médico de la zona indicó que los socorristas no podían auxiliar a las víctimas por la intensidad de los bombardeos.

"Los heridos están en las carreteras. No podemos moverlos. Los aviones apuntan contra todo lo que se mueve", dijo el médico Ismail al Jatib. "No sabemos qué pasó con las familias que huyeron durante los bombardeos".

El jueves la AFP constató los daños causados, edificios derrumbados por los bombardeos y escombros en las calles. Una familia que intentaba huir de un barrio que estaba siendo bombardeados estaba cubierta de polvo.

En tanto, en el noroeste de Siria, las fuerzas turcas y sus aliados sirios estrecharon el cerco en Afrin, ciudad del enclave kurdo del mismo nombre.

Ankara busca expulsar de ese sector a la milicia kurda YPG, que califica de "terrorista" y que estuvo aliada a la coalición internacional en el combate contra los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

Las milicias proturcas capturaron más del 70% del enclave. Un miembro de la YPG, Rezan Hedo, dijo temer una "masacre" si lanzan una ofensiva contra la ciudad.

El miércoles las fuerzas turcas lanzaron bombardeos aéreos en Afrin y 10 civiles murieron, entre ellos cuatro niños, según el OSDH.

El único camino de salida de Afrin es desde hace tres días bombardeado.