Última Hora

El Ministerio Público decomisó 20 declaraciones aduaneras que se usaron para respaldar la solicitud de crédito por cinco millones de dólares ante el Banco Popular, por parte de Juan Carlos Bolaños.

El allanamiento se realizó en el almacén fiscal en Colima de Tibás.

La intención de los judiciales era secuestrar documentos relacionados con la importación de cemento desde China por parte del empresario Juan Carlos Bolaños.

Durante casi cinco horas las autoridades revisaron archivos y carpetas que permitieron decomisar 20 declaraciones de aduana, así como facturas y comprobantes de depósito.

La empresa aduanera aclaró que no tiene ningún vínculo con el caso y que más bien prestaron colaboración con las autoridades.

Según el representante de la compañía que tiene 50 años de operar en el mercado, únicamente se limitaron a realizar las declaraciones aduaneras correspondientes y acordes a la ley.

La empresa insiste en que su accionar fue normal y transparente.

Cerca de las dos de la tarde el grupo de funcionarios judiciales salió del almacén con los documentos decomisados y que ahora forman parte del denominado caso del cemento chino.

Además de esa empresa, la fiscalía allanó una naviera en Escazú y cuatro sucursales del Banco Popular.