Última Hora

La Juventus derrotó 2-0 en casa al Atalanta, con un gol y una asistencia de Gonzalo Higuaín, este miércoles en un partido que había sido aplazado a finales de febrero en la jornada 26 de la Serie A por una nevada, y se escapó como líder de la clasificación.

Los turineses ampliaron así de uno a cuatro puntos su margen sobre el Nápoles, segundo en la tabla, abriendo distancias en su intento de encadenar un séptimo título nacional consecutivo.

Higuaín abrió el marcador en el minuto 29 y el Atalanta resistió hasta la recta final, cuando se vino abajo por la expulsión de Gianluca Mancini en el 79 y el segundo tanto de la 'Vecchia Signora', obra del francés Blaise Matuidi en el 81, para sentenciar el duelo.

El 'Pipita' Higuaín suma su decimoquinto tanto en esta liga italiana, donde es sexto en la tabla de máximos anotadores, a dos del máximo goleador de su equipo, su compatriota Paulo Dybala, y a nueve del líder, Ciro Immobile (Lazio), que lleva 24.

La 'Juve' se está mostrando muy sólida en 2018: nueve partidos ligueros este año y nueve victorias, sin haber recibido ni un gol. En la Liga de Campeones se clasificó para cuartos de final con una victoria en Londres ante el Tottenham por 2 a 1, pese a haberse complicado en la ida con un empate 2-2.

Los cuatro puntos que ahora consigue con respecto al Nápoles es una ventaja importante, a diez jornadas para el final. En la 34ª jornada habrá un Juventus-Nápoles que se presenta muy importante para la suerte del campeonato.

El héroe de la tarde en Turín fue Higuaín, primero con su gol en el minuto 29, concluyendo con un golpeo con la derecha en una incursión en el área tras recibir de su compañero brasileño Douglas Costa.

Luego Higuaín brindó el pase para que Matuidi firmara el 2 a 0 en el 81. El francés, con un golpeó con efecto con la zurda, firmó su tercera diana en el campeonato italiano.

Giancarlo Mancini había dejado al Atalanta (8º) con uno menos en el 78, tras recibir dos amarillas por faltas claras sobre Higuaín y Giorgio Chiellini.

El Atalanta tuvo por momentos la posesión del balón pero no encontró la manera de traducirlo en ocasiones. Su mejor oportunidad la tuvo el propio Mancini en el 50, con un remate de cabeza que se fue lamiendo el palo de los locales.