Última Hora

Internacional

Peregrinación y vigilia con el Papa en la playa en Rio

Francisco comenzó la jornada oficiando una misa en la catedral metropolitana para cardenales, obispos, religiosos y seminaristas de la JMJ.

AFP Agencia Hace 7/27/2013 7:16:00 AM

 RÍO DE JANEIRO, 27 julio 2013 (AFP) - La playa de Copacabana, normalmente escenario de cariocas de esculturales cuerpos en diminutos trajes de baño, es el destino este sábado de una peregrinación de cientos de miles de jóvenes católicos y de una vigilia arrullada por las olas en la que el Papa rezará una oración.

Francisco, el primer papa latinoamericano, buscará en la emblemática playa revitalizar la fe de los peregrinos llegados de todo el mundo, en momentos en que la Iglesia pierde fieles, sobre todo jóvenes, que engrosan las filas de los evangélicos o se declaran sin religión.

El papa argentino preside en Rio de Janeiro la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), con más de 320.000 peregrinos de 170 países, y a cuyos grandes eventos con Francisco han asistido esta semana cerca de 1,5 millones de personas en el país más católico del mundo.

Francisco comenzó la jornada oficiando una misa en la catedral metropolitana para cardenales, obispos, religiosos y seminaristas de la JMJ.

Cerca de allí, con un rosario de madera en mano y la bandera argentina a modo de bufanda en este día fresco y gris, Diego Vera, un abogado de Santa Fe de 27 años, marchaba junto a miles de peregrinos cargando colchonetas y carpas hacia la playa.

"Esta peregrinación es la reunión de toda la Iglesia joven del mundo hacia la figura del Papa; representa el sacrificio, pero hay que vivirla con alegría", explicó a la AFP el joven, feliz de tener "un Papa que habla de 'vos'".

"Es tan cercano, es tan extraño escuchar al Papa y sentir que es como escuchar a tu párroco. Nos habla de igual a igual, sin lenguaje rebuscado y sobre todo, nos ha pedido que armemos lío, que saquemos la Iglesia a la calle, que no licuemos la fe, que cuidemos a los ancianos", afirmó.

"¡Esta es la juventud del Papa!", gritaba una monja veterana que acompaña la peregrinación, agitando un paraguas cerrado hacia el cielo, cargado de nubes.

No a las incoherencias

Durante sus seis días de estadía en Brasil, Francisco ha pedido a los jóvenes conservar la fe en la Iglesia pese a los malos sacerdotes y en las instituciones políticas a pesar de la corrupción, tras masivas manifestaciones protagonizadas por jóvenes que han sacudido este país.

"Jesús se une a tantos jóvenes que han perdido su confianza en las instituciones políticas porque ven egoísmo y corrupción, o que han perdido su fe en la Iglesia, e incluso en Dios, por la incoherencia de los cristianos y de los ministros del Evangelio", dijo el Papa el viernes, cuando presidió un gigantesco Via Crucis en la playa de Copacabana.

"¡Cuánto hacen sufrir a Jesús nuestras incoherencias!", exclamó el pontífice ante un mar de peregrinos, en un llamado a vivir de acuerdo con lo que se predica.

El Papa, entronizado en marzo en reemplazo de Benedicto XVI, enfrenta el desafío de renovar una Iglesia en crisis tras escándalos de corrupción y pedofilia.

También debe seguir conquistando fieles pese a que la Iglesia mantiene dogmas, desafiados a veces por jóvenes, como la oposición al uso del preservativo, a la homosexualidad, al aborto hasta en casos de violación y mantener la virginidad hasta el matrimonio.

Evangelios en la playa

A raíz de las lluvias torrenciales que inundaron el "campus fidei" de Guaratiba, a 60 km del centro de Rio -adonde debía llegar la peregrinación de 13 km y celebrarse la vigilia y la misa final de la JMJ- los tres eventos fueron trasladados a la playa de Copacabana.

El asunto puso en un aprieto a las autoridades de Rio, que hicieron un inhabitual mea culpa. La organización de la JMJ es considerada un test antes del Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Finalmente, los jóvenes peregrinarán 9,5 km durante todo el sábado desde la Estación Central en el centro de la ciudad hasta la playa. Luego acamparán sobre la arena de Copacabana, en una vigilia donde están previstos varios shows musicales y donde el papa rezará una plegaria a las 19h30 (22h30 GMT).

Pero antes, Francisco también se reunirá con políticos, diplomáticos, representantes de la sociedad civil y de la cultura en el Teatro Municipal.

También almorzará con los cardenales y obispos brasileños, pronunciará un discurso y se paseará tres veces en papamóvil descubierto por la ciudad, en una demostración más del contacto que ansía con los fieles.