Última Hora

Para un experto en derecho de familia, los jueces deben ser el primer filtro para evitar situaciones como la vivida por un hombre a quien se le impuso una pensión de 4 millones de colones y en el proceso perdió todo su patrimonio.

Jorge Pita es un cubano-americano a quien en medio de una pleito por una pensión perdió un patrimonio que él afirma superaba los 3 millones de dólares en 2011, cuando llegó junto a su entonces esposa a Costa Rica.

Por orden de un juez, la mujer de apellido Oriol deberá regresar poco más de 10 millones de colones que recibió por concepto de pensión.

En agosto del 2013 las autoridades dieron a la mujer y su hija menor de edad una pensión de 4 millones de colones.

Ese monto en la actualidad se redujo a 150.000 colones de manutención para la menor y la mujer quien tiene recursos para mantenerse deberá regresar lo recibido.

Ahora los esfuerzos de Jorge se enfocan obtener un régimen de visitas para ver a su hija, una pequeña que en la actualidad tiene 10 años.

Además pretende llevar ante los tribunales a su expareja a quien señala como responsable de la pérdida de su patrimonio.

Jorge conoció a su expareja en 2005 en la isla Margarita en Venezuela.

Fue en 2012 cuando los problemas iniciaron entre él y su ahora exmujer.

Por falta de pago de la pensión, Pita estuvo en prisión en 4 ocasiones, que en total sumaron casi un año tras las rejas.

Jorge la última vez que vio a su hija fue hace 4 años, cuando le pequeña asistió a una fiesta de cumpleaños.