Última Hora

Una mujer de 59 años va presa todos los meses porque no puede pagar la pensión que le puso su expareja.

Ella padece varias enfermedades y anda pidiendo dinero en las calles de Naranjo y Zarcero.

Doña Zaida se caracteriza por ser una guerrera, pero las fuerzas ya no le dan.

Pronto cumplirá sus 60 años de vida.

Ella está viviendo un calvario y pide desesperadamente ayuda.

Desde hace 5 meses su expareja le puso la pensión.

Desde ese entonces sufre todos los días, no puede dormir, su sistema nervioso se le altero y recorre las calles de Naranjo y Zarcero pidiendo dinero para poder pagar los 50 mil colones de pensión que debe depositar todos los primeros de cada mes.

Ella vive en una humilde casa en la Palmita de Naranjo, hay días que no tiene ni para comer.

Doña Zaida sufre de gastritis, tiene ulceras en el estómago, problemas de circulación y desgaste en sus huesos.

Dos veces ha ido presa por no poder pagar la pensión.

Con un coche andaba vendiendo hortalizas, pero el deterioro en su salud se lo impide.

Su hermana trata de ayudarle y al menos le da un gallito de comida durante el día.